Gracias es la única palabra que jamás podré dejar de decirte

Gracias por quererme, por tenerme, por cuidarme, respetarme y amarme de la forma en la que solo tu lo haces. Gracias por existir, por aparecer en mi vida y por la locura de querer ponerme tu a mi en la tuya. Gracias por ese día de Octubre del 2017 en el que nos conocimos. Por pasearte por los pasillos de la Escuela de Artes y hacer que me fijara en ti, aún sin saber que años después acabarías convirtiéndote en la persona más importante de mi vida.

Gracias por soportar mis enfados, rabietas y tonterías. A mi en definitiva. Gracias por ser parte de mi vida, de la mía y la de mi familia y los míos. Una sola mirada tuya cambia mi mundo y todos lo saben. Todos me ven más feliz, más tranquilo y más yo desde que existes en mi vida.Gracias por todo eso también.

Gracias por hacerme formar parte de tu familia, por acogerme en tu casa y por hacerme sentir uno más. Gracias a Fernando y Ana por hacerme un regalo que nunca ellos se esperaban hacer. Su hija. Gracias por hacerme hacer mil locuras como esta. Por hacerme ser cursi, romántico y moñas y todo por ver un segundo más esa sonrisa que cambia mi mundo en un instante.

Gracias por existir nuevamente y gracias por hacer que nosotros existamos. Gracias por tus consejos, tus ayudas y tus errores. Y sobre todo gracias por soportar los míos.

Gracias por entenderme, saberme hacer feliz y comprender mi a veces complicada cabeza. Gracias por no juzgarme, por saber respetarme a mí y lo que me hace ser yo. Gracias por aguantar mis películas de Marvel y emocionarte con ellas solo para que yo me sienta feliz.Gracias por no odiarme cada vez que te cambio de tema o no te dejo hablar sin darme cuenta.

Gracias por esperarme casi un año a mas de 1000km y por hacerme saber en todo momento que al otro lado de esa distancia estabas tu esperando que llegara. Gracias por ser valiente cuando yo no puedo. Por imaginar un futuro juntos y por querer que yo forme parte de él.

Gracias por esto y por un millón más de cosas que nunca me cansaré de decirte, escribirte o gritar a los cuatro vientos. Simplemente Gracias.

Gracias por amarme y sobre todo, gracias por dejar que te ame.